jueves, 20 de agosto de 2009

...

Era tan dolora la media noche, y fueron tantas medias noches con ese pesar. Esa somnolencia que se perpetuaba para todas las próximas horas porque no se dormía, no se podía dormir por todas las presiones, todas las responsabilidades y toda esa soledad tan artificial.
Las ojeras se marcaban como eternas bajo los ojos y la piel se blanqueaba pareciendo fantasma, el cuerpo tiritaba por las alucinaciones y el único conforte, nexo con la realidad, era el momento de ir al baño y sentir el olor a café cocido brotar de la orina.
Se seguía leyendo sobre todas esas teorías, todas esas divagaciones de tantos “genios” filosóficos a lo largo de tantos siglos. Monumentos al conocimiento y recuerdo de nuestra genialidad que tanto nos enorgullece, que ahora yo debo “aprender” y seguramente ustedes también, para ser alguien importante, para ser alguien en esta vida.
Y en realidad tantos estaban alrededor tuyo, pero ninguno era verdadera compañía, porque hace mucho tiempo que no logras entablar una verdadera relación con nadie. Sigues buscando a esa persona que esté al lado tuyo, porque te resulta más fácil fortalecer un solo lazo que mantener muchos que te revivan.
La frustración de que ese lazo no aparezca nunca te hace mirar hacia atrás sobre todo lo pisado y querer volver, pero ya es muy tarde (que bueno que así sea).
Llamaste pero no te escucharon, lloraste pero no se conmovieron, rompiste todo y te asombraste ante la gran creatividad de tu propia estupidez para meterte en problemas nuevos. Buscas asombrarte por última vez con la sagacidad de tu ingenio y mentira para sacarte de apuros como tantas veces pasadas.
Se deshizo el nudo en tu estómago con el último examen rendido y ahora sólo esperas la aprobación de las calificaciones, la palmada en la espalda de quienes esperan que seas alguien en la vida: “que bien”, “excelentes calificaciones”, “ganarás mucho dinero”, “menos mal que escogiste esta carrera”, “te estamos calificando muy bien”.
Todo se vuelve más liviano porque todo importa menos hoy, porque es estúpido y una debilidad sentirse solo. Y que importa que de verdad estés solo, al menos estás tranquilo, y al menos ahora sabes quien eres, has descubierto quien se escondía en ti.

Cuando dejaste de tiritar sobre la cama, cuando te diste cuenta que lo único que te importaba era lo que escribías, por fin aceptaste tu amor y tu meta.
Estudiar para ser alguien en la vida, y escondido de todos los demás cuando estés más solo, seguir escribiendo eso que tanto te gusta escribir. Hasta que lo termines, hasta que todo termine.

3 comentarios:

Miss. Idiot ♠ dijo...

Hace tiempio quería comunicarme contigo.
Hace tiempo ya todo es dintinto y la mala onda que me tienes o un pequeño rencor es sin ssentido...Me gusta hablar contigo; tenemos temas, debates, quizá gustos parecidos en algunas cosas y el tema de la escritura y lectura nos une. Agradezco tus consejos literarios, lo cual me han ayudado bastante. Pero...¿ y yo, en qué puedp ayudarte?

Sobre tu texto...Es triste a la hora de meditarlo, cuando ya no quieres más...Y sobre tu carrera, yo creí que te gustaba pero sé que más te gusta escribir, lo sé.

Me gustaría que volviéramos a hablar.

Un beso Kevin.

Miss. Idiot ♠ dijo...

No te preocupes, no discutiré más el tema de la madurez contigo. Pero si me considero para hablar de ella. " cada loco con su tema"

Somos polos demasiados opuestos, que defendimos a concho nuestro modo de ver las cosas...Por eso trataré con cuidado siempre.
Si sentí que no pasabas por un buen momento, igual es triste saber que sin saber el por qué sea partidaria de tu disgusto...Solo trata de estar bien...

PS: Sobre el poema que hice que segu´n tú " te copié" al que habías hecho alguna ves...Se me había olvidado que teniás ese, lo hice porque quería formar una figurita, si parecen " colinas"...Gauuu, gracias, já.

Ya un besito. Adiós


love_coni_xtrm@hotmail.com


PS2:No sé si llamarte mi mejor enemigo, pero aunque a veces te deteste por X motivo ( no persona), te tengo cariño, más aún cuando compartimos un día juntos. Lo valoré.

Lala dijo...

Todo se vuelve más liviano porque todo importa menos hoy
=)