sábado, 13 de febrero de 2010

Antonio y Edgard


Sentados en una acera transitada frente a una licorería, conversaban Antonio y Edgard de muchas cosas poco interesantes, pero que aún así ustedes querrán leer.



_No entiendo muchas cosas que van pasando a mí alrededor Edgard.
-Eso es porque no eres de por aquí pequeño saltamontes.
_Por ejemplo, cuando estamos en la mesa con mi familia ¿por qué no puedo tomar la comida con mis manos y echarla a mi boca? Es mucho más rápido, cómodo y además luego se lavan menos cubiertos.
-Eso es algo que los humanos llaman modales.
_¿Y para qué sirven?
-para recordar que son hijos de Dios, que son diferentes al resto de los animales, algo superiores. Piensan que sacarse un sombrero al entrar a una casa, no escribir con lápices rojos, levantarse de la mesa cuando una damisela se retira, son detalles que los cubren de su animalidad, de su naturaleza, la gente le teme a su naturaleza.
Yo personalmente prefiero pedorrearme cuando una damisela se levanta, comer con las manos, mi boca bien abierta y eructar al terminar para agradecer de alguna forma, a los árabes les gusta eso y los árabes son una jodida raza muy genial.
_Otra cosa que no entiendo es esa fascinación con el sexo; en la televisión, en la radio, en las películas y hasta en la jodida música, sexo, sexo, sexo… ¡Por todos lados!
-Pequeño, pequeño, eres muy pequeño para entender esa fascinación, si nunca has visto una vagina si quiera.
_!Claro que sí! La de mi madre.
-¿Y qué tal era?
_Creo a mi padre le gusta afeitada, se la estaba rasurando mi madre cuando entré al baño, me dijo que me quedara callado, era una sorpresa para el aniversario y no quería arruinarla. ¿A ti te gustan así?
-¿Afeitadas? Las mejores las recuerdo selváticas la verdad.
_Aún así no comprendo que podría tener de genial un hombre sobre una mujer y esos movimientos animalescos, casi brutales, parecen chistosos, como una gran broma universal de Dios, debe reírse enormemente de nosotros cada vez que nos apareamos.
-Hablas así porque eres virgen. Charles Manson dijo que nunca había tenido la necesidad de matar compulsivamente hasta que cometió su primer homicidio, luego de esa primera degustación, bueno… tú sabes el resto.
_¿Así pasó contigo?
-Pero claro, cuando era virgen como tú yo sólo era leer y estudiar, nada más, pero esa primera vulva amazónica abrió las puertas de mi percepción, por fin comprendí a qué se refería William Blake con su poema, luego de eso todo fue vagina vagina vagina vagina, por acá, por allá, y uno que otro culo.
_Creo me gusta una chica, ya que hablamos de vaginas.
-¿Te gusta la chica o su vagina?
_La chica, si ni le he visto su vagina.
-Pues deberías pedírselo.
_¿Qué me la muestre?
-Pues obvio hombre, si es una buena mujer lo hará, esas son las buenas mujeres.
_¿Cómo es que sabes todas estas cosas? Si yo no las sé, y yo fui quien te creó.
-Tal vez no me creaste tú, puede ser que yo sólo sea el fantasma de algún depravado que murió hace no mucho tiempo.
_Bueno señor degenerado, la cosa es que no quiero verle su vagina a esta chica, sólo quiero gustarle.
-¿Y cómo pretendes tener éxito en tu empresa?
_Encargué para mañana un ramo de flores a su casa.
-Maldito romanticismo, el mundo debería cambiar su percepción del mismo, los poetas podrían ayudar en eso.
_Tú podrías dar el primer paso.
-Antonio idiota, o estoy muerto o soy imaginativo, ¿qué tanto podría hacer?
_Lennon dijo que las ideas de un hombre podrían cambiar al mundo, ¿por qué no las de un fantasma imaginativo?
-Lennon era un jodido pedazo de mierda que fornicaba vaginas orientales, no puedo respetar a ningún hombre que guste de mujeres con tres vaginas, la de abajo y las dos rasgadas que ocupan para ver, eso es asqueroso hombre.
_Mi chica tiene unos ojos maravillosos.
-¿Está bien buena?
_No lo sé, para mí sí.
-O sea que es un fiasco que te gusta sólo a ti.
_No dije eso, sólo que no sé la opinión del resto de los hombres sobre ella, y no me importa tampoco, sólo sé que a mí me agrada.
-Una vez solamente me enamoré, estaba en un bar y una preciosa maraca con los labios embetunados en lápiz labial rojo, minifalda y tacones altos me tomó y llevó al baño, me mamó la verga como nunca ninguna mujer había hecho. Era una prostituta claro, esa corría por cuenta de la casa me dijo, al instante me enamoré.
Nunca más la vi después de eso.
_Que bonita historia.
-Mira esa tía que va caminando al frente, dame una descripción correcta de ella, como te he enseñado yo, a ver si vas mejorando.
_mmmmmmm… según veo por su caminar, por su ropa y facciones, debería decir yo que…
es fea como un juanete y tonta como un parquímetro.

-¡Excelente! Pequeño saltamontes has subido de nivel, ahora estás listo para tu siguiente misión.
_¿Sobre la licorería dices tú?
-Claro, ahora ¿recuerdas el plan?
_Entro al lugar y tomo una botella de chivas.
-Añejado 25 años, es la mejor.
_La oculto bajo mis ropas y trato de salir de ahí.
-Bien, ahora probablemente apenas entres te comenzarán a vigilar, pues notoriamente no tienes 18 años y será extraña tu presencia, así que probablemente tengas que correr.
_Soy rápido.
-¿Y qué haces si te atrapan?
_Digo que mi padre es un alcohólico y que me golpeará si no llegó a casa con esa botella.
-Cuando dices eso casi siempre te dejan ir con la botella, pero en este caso es un Whiskey muy caro, así que te la quitarán.
_Ahí es cuando tomo lo primero que tenga grados de alcohol cerca de mí y corro como condenado.
-como si el mismo Satanás te estuviera persiguiendo con su pene afuera, listo para violarte en una ola de pichulazos endiablados.
_Muy bien, deséame suerte.
-Suerte pequeño saltamontes…
Dios mío, si crecen tan rápido.


3 comentarios:

Pea dijo...

=D
I lov it.
Se podría decir que esto es como más el estilo que me gusta leer.
Genial ... realmente.
En cierto punto recordé "dick dick dick dick dick, how many dick is that?, a lot"
no se me ocurre que más decir

Barle dijo...

oh, pero los colores la cagan, debo decirlo xD

kevin dijo...

cuales recomiendas? :/
siempre tengo problemas para escogerlos, menos el de mi pieza :) es increíble