miércoles, 14 de noviembre de 2007

último enlace

Es difícil darse cuenta de lo que tenemos hasta que se pierde, dice el dicho, bueno yo perdí a mi abuelo a los 4 años, tengo la suerte de al menos contar con 3 todavía, suerte que no mucha gente puede disfrutar. Pero a pesar de en realidad nunca perdí a ese abuelo, el padre de mi padre (pues era muy joven para recordarlo bien) siento que dejó algo en mí, que lo extraño y que decir "daría todo por tenerlo aquí", sería muy exagerado, pero sí sería bueno poder conversar con él al menos una vez más, porque es verdad que lo extraño, las pocas cosas que conservo en mi mente están vivas, como las últimas brasas de la fogata nocturna a la luz de la luna, y siento que son tal vez los recuerdos más fuertes en mi mente.
Escuchar como mi madre habla sobre mi bisabuela y también haberla conocido y vivir muchas cosas con ellas es una de las cosas más gratificantes e inspiradoras que he tenido la oportunidad de experimentar, tanto para pensar en trabajar en algún escrito al respecto. Pero con mi abuelo es diferente, siento que con él tengo una conexión muy fuerte, que me hace odiar el saber que el último abismo se acerca rápido para mis otros abuelos, o quizás también para otros familiares.
Es en este contexto que conocí la semana pasada a la hermana de mi abuelo, una viejita de unos 81 años, conversé largamente con ella luego de unos incómodos silencios y la normal distancia tomada por muchos jóvenes por la tercera edad. En verdad conocí cosas albergadas en el inconciente del recuerdo en mi familia, reviví tiempos pasados y me di cuenta de que es la última conexión, la última posibilidad de estar con mi abuelo una vez más, pues en los ojos de esa mujer vi su espíritu aún vivo, y conservado como en nadie más, porque a pesar de dejar como legado esposa e hijos, esa mujer fue su hermana, y en con su muerte se irán los últimos recuerdos, anécdotas y esencias que no puedo dejar pasar.
Mañana voy a visitarla por primera vez después de nuestro primer encuentro luego de 16 años, cuando me conoció siendo un bebe, espero se haga una costumbre y no lo deje de lado con unas pocas sesiones, que entre en mi vida, pues siento que ella también me necesita a mi.

Cada día es una oportunidad de descubrir un nuevo camino por donde vivir, por donde proyectarnos y transformarnos, no dejen pasar la salida en su camino actual, pues puede nunca regresar...

1 comentario:

AnGeLa[!] dijo...

si e smas imaptika ella :)
q akam q la hayas conocido :)
te kieroo