lunes, 13 de julio de 2009

El ladrón de ideas, parte I

Érase una vez un muchacho que no tenía mucha gracia, eso es algo que se ve bastante hoy en día por desgracia. Él no le pedía mucho a la vida, sólo que esta dejara de verlo desde arriba como engreída, poder disfrutar de vez en cuando de eso que algunos llaman “éxito”, pero al parecer no basta con un buen léxico y algunos datos irrelevantes, sino más bien una facha que las levante, la típica sonrisa empedernida que muchas veces las deja sin salida. Pero un día cualquiera cayó del cielo la solución a la que todos dirían; “yo también quiero”, transformarse en un ladrón de ideas, y aunque te lo intente contar probablemente no me creas. Consiste básicamente en encontrar al típico sujeto ganador, esos que nunca van a trabajar de vendedor, que a todos hagan reír con sus chistes que no debes perderte ni por un despiste. La idea es memorizar todas sus gracias por las que consigue mil alabanzas, luego tú podrás repetirlas en otro círculo social, y aunque te pase tal cual ministro Vidal al hablar tonteras, todos van a reír sin igual. Claro no puedes ser una copia del ganador en ese círculo social, él ya está ahí y es conocido, deberás seguir siendo un perdedor donde es debido. Pero podrás aparentar en todo el resto de tu vida, con todas las demás personas habidas. No es fácil ser un ladrón de ideas, pues debes no sólo memorizar todo lo que diga y valga al pena ser repetido, sino también sus movimientos y la forma en que expresa el contenido, sino podrías arruinar cada anécdota, si es que no saber tratar tu vida mejor que una actuación de la pérgola. Podría parecer al inicio que todos tus días serán un engaño, pero mientras nadie se entere no podrá haber regaño. Y llegará el día que todo comience a funcionar de maravilla, será cuando todo deje de parecerte una mentira y sólo el pasado será una vieja hebilla, que a día a día intentarás arrancar y votar como si estuviera oxidada, porque intentarás convencerte a ti mismo que esta nueva vida no averiada es la real, esta que es día y noche tan amada. Cuando ya te auto engañes con tu nueva vida serás como un drogadicto angustiado cuando no veas al ganador, no tendrás de donde sacar anécdotas y día a día será un terror. No querrás salir de día y no te gustará dormir de noche, porque en tus sueños saldrá tu verdadero yo sobre un coche, conduciendo a toda velocidad sobre una carretera solitaria en tu mente, oscura y con pinos donde no llega el sol a verte. L a luna invisible como tu vida y él tu mismo hacia ti sobre la solitaria carretera en medio de un desierto negro, cierto todo esto y que me parta un rayo si miento. Al final de los días ya no sabrás que era mentira y que lo cierto, yo ya no sé si todo esto es un cuento o si una vez más miento. Lo bonito y lo importante es que resultados se obtienen, la chica de tus sueños y todos esos amigos que quieres, la pérdida es la de tu identidad y no saber jamás a quien ama la chica del cristal. Pero en realidad que más da si la vida es sólo de momentos, y si puedo transformar cada uno de esos tiempos en una obra de arte, como en el teatro donde los actores fingen amarse, quizás tú también llegues a adorarme. Después de todo que regalo más bonito que ser el chico que siempre has merecido, si de todas formas tú siempre has sido la chica que he querido, y si la vida es más fácil y feliz dentro de un abstracto, bienvenida sea la mentira y deja que hagamos un pacto;


Tú nunca me vas a descubrir mientras yo sigo creando, El mundo ideal donde los camino sean de agua y tú más yo vallamos navegando.


3 comentarios:

Miss. Idiot ♠ dijo...

Me imginé que no lo habías leído por ese motivo, pero yo te advertí. En todo caso, no suelo escribir todo el tiempo de "ese contexto". Me gustan las variantes.

Ah de tus escritos , me llama la anteción de como empiezas a especificar, cada "don" o cada cosa integrada que le das a un personaje, me hes interesante.
Fíjate, fíjate :B

Un beso.

Pea dijo...

Vivir para los demas?
Y que hay de ti? ... que hay de cada persona?, en que nos convertimos todos?
Supongo que eso no importa mucho hoy en dia, aunque sea una felicidad que no es verdadera, si es buena imitacion alcansa.
No puedo pensar asi todavia, no podria robar la vida de nadie porque sentirme vacia no me gusta... quizas en un tiempo más ya no importe, pero no se vale adelantarme en el proceso mental por el que paso.
De todas formas me gusta tu texto, espero nunca ser asi, espero que nunca seas asi, aunque seguramente no lo notaria, yo estoy en otro circulo social.
Queda a juicio del autor.
=)

beapavón© dijo...

Tengo nuevo blog!
http://beapavon.blogspot.com/

Te sigo :D
me gusta el blog!
Un saludo